lunes, junio 02, 2008

eL JaRdiN De LaS HieRBaS

En el jardín de Ana vivían muchas hierbas.
Algunas fuertes, otras inmaduras, débiles, grandes, arrugadas, pequeñas...
Si lo mirabas con distancia todas parecían iguales, pero si alguien se acercaba se daba cuenta que no todas eran iguales. A Ana, le encantaba observarlo y quedarse quieta con los ojos perdidos ante su jardín… le sorprendía, sobretodo ver como podía percibir dos grandes grupos de hierba:
En uno, habían pares de hierba que parecían estar abrazadas constantemente, -que bonitas!-, había pensado, habían creado tal complicidad que se habían acostumbrado a crecer juntas, y una sin la otra no podrían vivir. Eso es amor, pensó…
El otro grupo, eran pares de hierba que crecían una al lado de otra, sin pisarse pero creciendo mucho más despacio que las otras, sin ahogarse pero con la complicidad de mirarse cada día sin la ayuda de la otra.

Hacía días que no llovía y Ana pensó que iría a su jardín a contemplar de nuevo esos grupos de hierba que un día había observado...
Cuál fue su sorpresa al darse cuenta de la realidad! Observó atentamente y no se lo creía, el primer grupo de hierbajos había muerto, pero como podía ser?! Si parecían tan juntos que pensaba que nunca se morirían! Pero el otro seguía, algunas hierbas habían muerto pero por suerte; la libertad y el crecimiento solitario les habían hecho crecer fuertemente y sin apoyo de ninguna hierba seca. Ya que quizás les hubieran sacado toda el agua que podían necesitar...

EstheR.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces el problema es que hay hierbas, que no tienen buen crecimiento, que no crean una buena raiz, y por eso luego se ahogan.

Adri dijo...

L'amor és allò que ens fa forts.

contagio dijo...

Me gustó mucho